domingo, 26 de julio de 2009

20ª etapa: Montélimar - Mont Ventoux 167 km

Las más de siete mil personas que el pasado lunes, día de descanso, participaron en la ascensión cicloturística al Mont Ventoux nos dan una idea del mito y de la capacidad de ilusión que tienen el Tour y el ciclismo. A las 15:00 horas se persona Rajoy en Eurosport, como “gran aficionado” y para hablar de políticas sociales aplicadas al deporte. Y Chozas lo publicita. Cambio de canal y me refugio en Perico. No hay como los valores seguros.

Llegando a la cima están previstos vientos de setenta kilómetros por hora con ráfagas de hasta ciento diez. Veremos. Veremos a ver si el hidroavión no les echa el agua a estos. Por cierto, parece que Alonso al final tiene la pole en Hungría.

Los del Astana se defienden atacando. Quedan dieciocho kilómetros y se han liado a formar abanicos, destrozando el pelotón. Veremos. Juan Manuel Gárrate va escapado por delante. Como suban esto en grupo será curioso. El pelotón ha descolgado al final a veinticinco corredores y sigue recortando las diferencias con la cabeza. Muy fuerte tiene que sentirse Armstrong para llevarse a los Schleck con ellos. De otra manera no se entiende la estrategia. Entre trescientas cincuenta mil y quinientas mil personas se agolpan en las márgenes. Un auténtico arco del triunfo, un túnel humano en honor de los de la bici. Ahora tira el Saxobank.

Se va Frank Schleck y detrás de él salta Armstrong. Ahora le toca a Andy, y detrás Alberto. En cuatro kilómetros les han comido dos minutos a la cabeza de carrera. Enfocan la cabeza, la mirada perdida de Garate y Martin. Se va Garate a falta de un kilómetro. Vamos. Martin reacciona. Garate ha entrado en la historia del Tour. La próxima vez que el Ventoux sea final de etapa, su imagen estará en la torre de comunicaciones que corona el Monte de la Luna junto a las de Gaul, Poulidor, Merckx, Thevenet, Bernard, Pantani y Virenque. Es increíble, pero la wiki ya está actualizada.

Contador se felicita de haber terminado, y ganado, “las dos carreras”. Ya ha pasado la época de Todo lo Malo.

Mañana, Montereau-Fault-Yonne – Paris Champs Élysées. Ahora, el TGV y a Paris.

(Nota: esperemos que Massa pueda correr mañana, después del tortazo que se ha llevado. Y enhorabuena a Horrillo, que se quejaba el hombre de que su equipo no había ganado todavía).

atumbabierta
*****
Contra un imperio
el maillot amarillo
de Contador
cronoescalada
*****
Entre el miedo y la fatiga, la etapa más emocionante del Tour se quedó en nada. No obstante, dio lugar a algo interesante, la clasificación general ya es definitiva (lo de hoy debe ser paseo honorífico para el vencedor), y observando en la web del Tour dicha clasificación, veo que nuestro compadre Yauheni HUTAROVICH ha conseguido el farolillo rojo. Enhorabuena, hombre. Has acabado con la racha de Wim Vansevenant, que llevaba el tío tres seguidos, su casa se parecería ya a ese burdel de Ámsterdam que me encanta. Yo solía citarme en las estaciones centrales para efectuar intercambios arriesgados o para recibir encargos. Siempre han sido un lugar seguro a causa del gentío y del trasiego. La sensación que empieza a dejarme este Tour es parecida: gentío, trasiego, y las lucecitas rojas del último vagón que se alejan en la oscuridad.
Zalachenko
*****

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sprinta ahora